Gambas al mojo de ajo negro

gambas al mojoIngredientes:

  • 1 Kilogramo de Gambas
  •  ½ Litro de Aceite de oliva virgen extra
  •  250 Gramos de Mantequilla de Trufa negra
  •  1 Cabeza de Ajo negro
  •  1 Taza de Vino blanco seco

Elaboración:

  1. Lo primero que vamos a hacer es macerar los camarones al ajillo. Para ello, pelar media cabeza de ajo negro y triturar. Lo ideal sería hacerlo con un triturador de ajo para no perder la humedad de este alimento, pero si no dispones de él puedes utilizar una licuadora o, incluso, el tenedor.
  2. Colocar el ajo triturado en un bol junto con el aceite. Agregar también el vino blanco y tapa el recipiente con un paño limpio para que los ingredientes reposen y se mezclen por completo.
  3. Mientras la mezcla para el macerado reposa, vamos a limpiar los camarones. Para ello, retirar la cabeza, lavar y enjuagar muy bien. Las cabezas las desechas o las reservas para otra receta.
  4. Cortar la cáscara a todos los camarones por la parte superior para poder quitar la línea de color negra. Luego, enjuagar bien con agua para retirar toda la suciedad y déjalos escurrir. Cuando estén casi secos, incorporar a la mezcla anterior y déjalos reposar unos 15 minutos para macerar.
  5. Ahora, pelar la otra media cabeza de ajo negro y picar finamente todos los dientes. Luego, coger una sartén y añadir el medio litro de aceite de oliva virgen extra, la mantequilla de trufa negra y los ajos picados. Freir los ajos durante 2 minutos aproximadamente, hasta que adquieran un tono tostado y esten crujientes.
  6. Una vez frito el ajo, añadir los camarones al ajillo de 5 en 5 para que se cocinen bien. Si los fríes todos a la vez es probable que se forme mucho caldo por la humedad del marisco y no se cocinen correctamente. Freir hasta que la cáscara adquiera un color dorado, bronceado. Cuando tengan este color, retirar de la sartén.
  7. Puedes acompañar los camarones al mojo de ajo negro con una pasta al pesto, arroz blanco o verduras cocidas. En cuanto al aceite sobrante de freír el ajo y los camarones, no lo tires, puedes utilizarlo para hacer pan de ajo frito, por ejemplo. Como ves, se trata de una receta de camarones un poco más laboriosa que otras, pero recuerda, que el resultado vale la pena y más aún cuando se trata de marisco.