El Backlava es un pastel turco elaborado con pasta de pistachos y nueces trituradas, distribuida en una masa filo, que son hojas delgadas de masa con muy poca grasa. Muchos platos griegos populares lo llevan como la blaklava que dejamos hoy y la spanakopita.

Un receta muy especial y diferente a las que conocemos.

Ingredientes:

Elaboración:

  1. Pica los pistachos pelados y las nueces y mezclados con canela, el clavo, nuez moscada, dos cucharadas de miel y una de agua azahar.
  2. Remuevelo todo bien hasta que se integre y reservalo
  3. Cubre una bandeja con papel para horno
  4. Corta la masa de hojaldre por la mitad y con ayuda de una brocha, pinta la superficie con mantequilla derretida.
  5. Ve colocando sobre cada capa de hojaldre un poco de relleno y cubrela con más capas, como si fuera un sanwich. Vuelve a repetir el proceso hasta terminar.
  6. Introducelo en el horno a una temperatura media durante 15 minutos hasta que la backlava esté dorada.
  7. Por otro lado, prepara el almibar mezclando el agua, el resto de agua de azahara, la vainilla o un poco de extracto de vainilla si no consigues una vaina y la miel.
  8. Pon esta mezcla en una cacerola a fuego medio hasta que hierva, después, deja que se cocine durante 5 minutos a fuego bajo.
  9. Una vez listo las dos partes, deja enfriar ambas partes y baña la baklava con la mezcla de almibar.

¡Y listo! Puedes cortar en trocitos pequeños ya que este postre sacia mucho.